Los mármoles son rocas sedimentarias carbonatadas (principalmente calizas) que por un proceso de metamorfismo han alcanzado un alto grado de cristalización. Los distintos tipos de mármoles son muy compactos. Tienen mayor dureza, resistencia y durabilidad que las calizas. Pueden dividirse en blancos, que son los más puros, y coloreados. De esta forma los mármoles se utilizan en varias ornamentaciones y se caracterizan por su resistencia y belleza estructural.